Ir al Menú principal Ir a Contenido Ir al Pie de página

Cómo Realzar la Blancura de las Toallas a la Ropa de Cama

Cómo Realzar la Blancura de las Toallas a la Ropa de Cama

¿Cómo puedes lograr que tus toallas y ropa de cama se vean tan blancas como las de un hotel de lujo?

Existe un blanqueador óptico conocido como agente blanqueador fluorescente que se encuentra en la mayoría de los detergentes. Consiste en un tinte incoloro que se deposita en la tela durante el lavado.

Dichos tintes absorben la luz de la parte ultravioleta del espectro, la cual no se puede ver. Luego, la reflejan en la parte visible del espectro, generalmente la frecuencia azul, que aumenta la blancura y compensa la luz que queda atrapada en la tela que no está limpia. La luz no se puede reflejar en la tela si interactúa con la suciedad.

Para obtener una blancura total en tus toallas y ropa de cama, y dejarlas limpias al mismo tiempo, sigue estos pasos:

  1. Lava con agua caliente

    Selecciona un ciclo de lavado con agua caliente. Cuanto más caliente esté el agua, más profunda será la limpieza. No solo notarás la diferencia después de un ciclo, sino también durante la vida útil de la ropa blanca.

    El agua caliente que ingresa en la lavadora tiene la temperatura seleccionada para el ciclo de lavado. Si se ha seleccionado una temperatura mucho menor para ahorrar energía, la eficacia del lavado se verá afectada.

  2. Agrega Clorox®

    Vierte 240 ml de Clorox® Blanqueador Triple Acción Original o Clorox® Blanqueador Triple Acción con Aroma*, o 100 ml (1 taza) de Clorox® Ropa Quitamanchas Blancos Intensos, o 30 g (2 cucharadas) de Clorox® Ropa Ultra Quitamanchas Blancos en Polvo en la lavadora, junto con tu detergente habitual. La utilización de cualquiera de estos productos de Clorox® hará que tu ropa blanca esté más limpia que habiéndola lavado solo con detergente; y cuanto más limpia esté, más blanca se verá.

    * En el caso de utilizar blanqueador, coloca el producto en el agua antes de cargar las prendas en el tambor para evitar el contacto directo del producto con las telas.

  3. Mide el detergente

    Asegúrate de utilizar la cantidad correcta de detergente. Una dosis excesiva puede causar mucha espuma, la cual amortigua el roce de la ropa entre sí y reduce la eficacia del lavado. También dificulta el enjuague de la totalidad del detergente. Esto significa que habrá más partículas en la superficie de la tela, lo que impedirá que se refleje la luz en la misma. Utilizar una dosis mucho menor de detergente implica que no habrá suficientes agentes de limpieza para eliminar el polvo y la suciedad.

    Utiliza un detergente adecuado y de buena calidad. Verifica la lista de ingredientes para comprobar que tenga enzimas y un blanqueador óptico, además de los agentes de limpieza.


No sobrecargues la lavadora. Es importante que el tambor pueda rotar o girar libremente con el agua del lavado. Las prendas que están muy apretadas dentro del tambor no se agitan correctamente y no se lavarán bien.
No utilices suavizante para la ropa, en especial con las toallas. El suavizante deja una capa sobre la ropa que reduce su capacidad de absorción. También evita que la luz se refleje en la tela, lo que reducirá su blancura.

Consejos de Nuestros Expertos